Arañas y mariposas. Pareja, Dependencia Emocional y Alta Sensibilidad.

Las personas que parecen mariposas:

Según la doctora Elane Aron las personas altamente sensibles suelen ser muy empáticas y vivir intensamente las emociones. También tienen una fuerte necesidad de conectar profundamente con otros. Por esta razón, viven el amor de una forma muy especial e intensa. 

Sin embargo, cuando no se encuentran equilibradas, pueden ser proclives a caer en relaciones de dependencia y lamentablemente, existen personas que tienen una naturaleza voraz y depredadora, que siempre están a la caza de oportunidades para “alimentarse”.

Las personas que parecen arañas:  

Son personas que están centradas en sí mismas y en sus necesidades, les cuesta mucho poder ponerse en el lugar de los demás y los ven como objetos que le sirven para satisfacer sus necesidades. Saben tejer muy bien sus redes, son maestros del camuflaje y saben cómo mostrarse ante las “personas mariposa”, para atraerlas y atraparlas. 

Al principio pueden mostrarse, dóciles, cariñosas, comprensivas, interesadas por lo que le gusta a la “mariposa”, de modo que ella piensa que tienen cosas en común, que esta persona la entiende, que está segura con él o ella, que tienen un conexión profunda y real. 

Una vez que se ha ganado la confianza de la mariposa, cuando ya la tiene en la red que ha estado tejiendo de forma paciente y sigilosa. Entonces, muestra su verdadera naturaleza, empieza poco a poco a absorber la energía de la persona mariposa. Lo hace a través de gestos sutiles, de menosprecio y maltrato velado, descalificando, poniéndose por encima y manipulando, para hacer sentir culpable a la otra persona. 

Cada vez que lo hace, la persona mariposa reacciona intensamente, ya que esa es su naturaleza, entonces la persona araña se frota las patas y se relame, ya que esa energía emocional es precisamente de la que ella carece. Las personas araña suelen tener historias duras de maltrato y abandono, producto de lo cual tienen grandes carencias emocionales. Es como si tuvieran un apetito que nunca se sacia. 

La persona mariposa es sensible a esta carencia y la comprende, porque es su naturaleza, puede llegar a pensar que ella puede “salvar” a la persona araña de esta situación, pero el apetito de la araña no se sacia nunca, la vida le ha enseñado que es comer o morir. Cuando ya no pueda comer más de esta “mariposa”, irá a por la siguiente.  Mientras tanto la persona mariposa continúa atrapada y cada vez más débil, fantaseando con aquellos momentos en que la araña era maravillosa con ellas. 

Que puede ser la mariposa para evitar que esto le pase:

1- Reconocer a las arañas:

Las personas arañas suelen:

  • Pensar casi siempre en sus necesidades antes que en las de lo los demás.
  • Enfadarse cuando la otra persona les expresa una necesidad (por ejemplo si te enfermas y le toca a la araña hacer la cena o cuidar de los niños). 
  • Menospreciar o poner por debajo a los demás para ponerse ellas por encima. 
  • Ser controladoras. Quieren saber con quién, haces qué y para qué. 
  • No son recíprocas en cuanto a lo que dan y lo que piden (todo para ellas, nada o muy poco para tí). 
  • Al principio te hacen creer que son tu pareja perfecta pero una vez que se han ganado tu confianza empieza el menosprecio. 
  • Si sienten que las vas a dejar, rápidamente vuelven a ser “perfectas”. 
  • Son unas maestras en hacerte sentir culpable. Sea directamente contigo o manipulando a un tercero para que te haga sentirlo. 

2- Estar fuertes y sanas: 

Las mariposas que suelen comer bien, dormir bien, están sanas,  hacen ejercicio y tienen suficiente autoestima y confianza en sí mismas. Pueden liberarse más fácilmente de las redes de la araña. Pero para esto la mariposa debe ser consciente de su verdadera naturaleza como persona altamente sensible y pasar por un proceso de autoaceptación y empoderamiento. 

3- Saber protegerse y tener aliados: 

Algunas formas de protegerse ante las arañas: 

  • Ponlas a prueba para reconocerlas, fíjate si te dan lo mismo que tu a ellas. 
  • No intentes salvar a la araña, puedes entender su necesidad, pero eso no quiere decir que tienes que lanzarte a sus redes. Recuerda que para ella es comer o morir. 
  • Pon distancia entre tu y ellas. 
  • Intenta ser neutral y parca cuando te relaciones con ella, ella se alimenta de tus reacciones emocionales, no se lo pongas tan fácil, así perderá interés y se irá. 
  • Rodéate de gente que te quiera y que te defienda, que la araña vea que no estás sol@. 
  • Reconoce a sus secuaces, terceras personas a las que manipula para llegar a tí y atraparte otra vez. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.